TU ROPA COMO EL PRIMER DÍA

miércoles, 7 de agosto de 2013 1 comentarios

¡Buenas! ¿Cuántas veces se os ha estropeado alguna prenda en la lavadora? A mí por lo menos me ha pasado alguna que otra vez, y la verdad es que fastidia mucho... Sé que a veces es inevitable que esto ocurra, pero otras puede ser debido a que no prestamos demasiada atención a las etiquetas, símbolos e instrucciones de lavado/planchado.
Así pues, hoy quiero recopilar el significado de estos símbolos, junto con algunos consejos prácticos para conservar nuestra ropa tal y como la compramos en la tienda.

Aquí tenéis un pequeño cuadro explicativo que resume los símbolos más frecuentes en referencia a lavado, blanqueo, secado, planchado y lavado en seco.



Una vez hemos seguido las instrucciones que nos indican los símbolos, también podemos poner en práctica alguno de los siguientes trucos para conservar nuestra ropa en perfecto estado.

-Hay veces que con ventilar y cepillar la prenda en cuestión es suficiente si no está sucia. Así, durará más y ahorraremos energía.

-Utiliza la lejía sólo en agua fría y una hora como máximo. No emplees recipientes de hierro, cobre o latón.

-Cuando laves a mano, acuérdate de disolver bien el detergente antes de introducir la ropa. En los primeros lavados separa la prenda, pues el agua puede colorearse.

-Respeta siempre la temperatura de lavado indicada. Las prendas de color que deban ser lavadas a 60 grados pueden desteñir si se lavan a 40 grados o a mano. No siempre es mejor lavar a menor temperatura.

-Lava los vaqueros del revés para que no pierdan color y evitar la formación de marcas blancas en las arrugas.

-Es aconsejable centrifugar bien la ropa antes de secarla. Recuerda que el aire libre es la mejor secadora, aunque debemos evitar exponer las prendas directamente al sol, así no perderán color.

-Las prendas de punto grueso han de secarse envueltas en una toalla y en posición horizontal para conservar su forma original.

-Para secar la ropa impermeable sólo hay que dejarla escurrir. También puede meterse a la secadora, siempre a temperaturas muy bajas.

-Puedes meter pelotas de tenis con tus plumones en la secadora para conseguir una distribución uniforme del relleno.

-A la hora de planchar, clasifica las prendas en función del grado de temperatura de la etiqueta y empieza por la más baja. Es mejor que la ropa esté algo húmeda para plancharla.


LOS TEJIDOS


LANA
Encoge si se lava a temperatura muy alta y se deforma si se seca colgada. Tiende a apelmazarse y amarillear.
¿Cómo evitarlo?
Puedes lavar la prenda en la lavadora (programa especial para lana sin centrifugado) con un producto específico y sin suavizante. También puede lavarse a mano frotando suavemente la prenda en un preparado de agua jabonosa y aclararla (con agua limpia y unas gotas de vinagre, que fijan el color y dejan la lana más suave) sin estrujar.
A la hora de planchar, utiliza un trapo limpio, nunca sobre las fibras, que tienden a pegarse a la plancha aun con temperatura baja.

ALGODÓN
Encoge si se lava a demasiada temperatura.Tiende a arrugarse.
¿Cómo evitarlo?
Las prendas de algodón no presentan apenas problemas para su lavado, pero es recomendable revisar la etiqueta para verificar la composición del tejido. Si la prenda tiene color, debe lavarse por separado la primera vez para asegurarse de que se trata de un color firme. 
Para facilitar el planchado, es conveniente hacerlo con la prenda algo húmeda o utilizar una plancha con vaporizador a máxima temperatura.

LINO
Se arruga con facilidad. Encoge si se lava con agua muy caliente.
¿Cómo evitarlo?
Puede lavarse a máquina (a bajas temperaturas y sin centrifugado), aunque lo mejor es lavarlo a mano para que dure más tiempo, siempre aclarándolo muy bien para evitar que los restos de jabón manchen la tela. Es conveniente utilizar productos específicos para este tejido.
A la hora de planchar, es recomendable planchar con la prenda algo húmeda para que las arrugas se deshagan fácilmente y quede más suave.

SEDA
No admite temperaturas muy altas ni centrifugado. Es un tejido delicado, tiende a coger olor fácilmente.
¿Cómo evitarlo?
Puede lavarse a mano con agua jabonosa (utilizar detergente especial para prendas delicadas) frotando suavemente, aunque lo mejor es limpiar en seco, ya que el detergente puede estropear el tejido. De todas formas, leed antes la etiqueta. Se tiende en una percha alejada de la luz solar.
No suele necesitar plancha, pero si no es el caso, planchad con la prenda húmeda y a temperatura suave.

ACETATO, RAYÓN O VISCOSA
Se deforman con el centrifugado. Tienen baja resistencia en estado húmedo, arden con facilidad y se cargan de electricidad estática.
¿Cómo evitarlo?
Lavar como máximo a 30º a mano o en seco. Planchar del revés en estado algo húmedo y con la plancha casi fría.

POLIÉSTER O NYLON
Son sensibles al calor, arden con facilidad y se cargan de electricidad estática.
¿Cómo evitarlo?
Lavar con agua tibia en la lavadora e incorporar suavizante en el último aclarado.  Si se cuelga inmediatamente después de lavarlo no requiere plancha, en caso de ser necesario, hacerlo a temperatura baja.


Bueno, esto ha sido todo por hoy. Sé que ha sido un post bastante largo, pero es un tema bastante denso y quería aportar mi granito de arena en la materia. Así pues, os invito a que compartáis vuestros trucos o consejos en los comentarios.
También he pensado elaborar próximamente un post sobre cuidados del calzado, ¿os interesaría? 

Recordad que podéis seguirme en las redes sociales Twitter (enlace), Facebook (enlace) e Instagram (enlace) ¡Un besazo, y gracias por estar ahí!

1 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

©Copyright 2011 Maraia | TNB